Un Blog de Chistes

—¿Cómo te reconoceré?
—Mirarás a uno y pensarás: “Ay no, que no sea ése.” Pues, ése.

-Cariño, tras mucho pensarlo, he decidido pasar el resto de mis días viviendo a tu lado
-Gracias Paco
-Me marcho con la vecina

—A ver si nos vemos un día y tomamos algo.
—¿Y ahora por qué no?
—No hombre. Otro día que me de tiempo a prepararme una excusa.

-Hola, soy Antonio y estoy algo nervioso, es la primera vez que vengo a un grupo de personas con déficit de atención.
-Bienvenido Alfredo.

—¿Qué hace una chica tan guapa como tú en un sitio cómo este?
—¡Ay perdona, no sabía que solo podíais venir los feos!

—Hola, venimos al discurso sobre la caída del pelo
—No pueden pasar sin entradas

— ¿Nervioso?
— Sí, un poco.
— ¿Es la primera vez?
— No, ya había estado nervioso antes.

-Ayer, por fin tuve la oportunidad de quedarme a solas con ella, no me lo creía.
-¿Y que hiciste?
-El ridículo

-¿Y esa cara de felicidad?
-Perdón jefe, no volverá a pasar
-Así me gusta Pérez, no le pago para que sea feliz.

-Joder con los mosquitos.
-Ponte repelente.
-Madre mía, qué ingente cantidad de dípteros nematóceros.