– Papá, yo creo que al ahorcado no se juega así.
+ Tu calla y súbete a la silla…

– Disculpe ¿Aquí es el club de los exagerados?
+ Sí aquí es.
– ¡Gracias a Dios! Le pregunté como a cien mil personas y nadie sabía.

– Vengo a que me lean las cartas.
+ Dicen que su suegra va a tener un accidente.
– Sí, eso lo sé, quiero saber si me va a pillar la policía…

– Mamá en el colegio me llaman gorda.
+ Pobresilla
– Sí, ¿verdad que no estoy gorda?
+ No, no, digo pobre silla, la vas a reventar….

– ¿Has visto como toca mi hijo el violín? ¿Que te parece la ejecución?
+ Hombre la ejecución exagerada, pero un par de ostias si se las daba.

– Mis hijas con 10 y 11 años ya saben freír un huevo.
+ ¡Qué maduras!
– De 2º grado en brazos y pecho, pero el huevo estaba cojonudo.

– ¿Cual es su mayor defecto?
+ Me meto en las conversaciones ajenas.
– Le estoy preguntando a él.
+ Perdón.

– Són vint euros.
+ No entiendo el catalán, ¿me lo puede repetir en castellano?
– Son treinta euros.

– ¿Cuantos años tiene tu novia?
+ 41.
– Jajajajajajaja… si podría ser tu madre…
+ Si, pero es la tuya.

– ¿Es aquí el club de intercambio de parejas?
+ ¿Eso es tu novia?
– Si.
+ Pues no es aquí.