– Te llamo porque no se te ve el pelo ¿que tal la vida de casado?
+ Nunca he sido tan feliz, tío.
– Te está escuchando ella, ¿verdad?
+ Super feliz.
– Ánimo tío….

-Papá, de mayor quiero ser evasor de impuestos.
-No me defraudes, hijo.

Amor es decirle a tu novia que ha aparcado bien y caminar en silencio esos cinco metros que hay hasta el bordillo

—Sabe demasiada información, vamos a tener que flashearle la memoria.
—Que guay, ¿cómo en Men in Black?
—Mas o menos, ¡sacad el bate!

—Salgo a por tabaco.
—Ha refrescado, ponte una chaqueta.
—La llevo en la maleta

—Yo es que soy autodidacta.
—No me da mucha confianza oír eso antes de la cirugía, doctor.
—Llámame Jenaro que hay confianza. Y es cirugida.

– Joder mamá, es que no sabes ni utilizar el whatsapp.
– Ni tú plancharte una camisa con treinta años.

– Estamos con Don Francisco, de 115 años de edad… ¿cuál es su secreto?
+ En la guerra se la mamé a un alemán por comida
– Sobre la edad
+ Ah, hacer ejercicio

– Eres tan feo que cuando te perdiste en el bosque los lobos hicieron fuego para que no te acercaras…

– Papá, ¿En qué consiste la teoría de cuerdas?
– Joer hijo, pregunta algo más fácil
– Bueno, pues ¿Por qué a veces se cabrea Mamá?
– Mira, supongamos que tenemos un neutrón de masa “m” ¿ok?