- Doctor, aquí mi madre y yo venimos por un catarro.
– Muy bien, desnúdese para que pueda auscultarla.
– No, si el catarro lo tiene ella, yo solo acompaño.
– Ok, a ver señora abra la boca y diga 33.

- Cariño ¿crees que llevo mucho maquillaje?
– Depende ¿vas a salir a matar a Batman?

Un ciempiés al ver pasar a una hembra: ¡Vaya par de piernas! ¡Vaya par de piernas! ¡Vaya par de piernas!

Manuel, ¿adónde vas?
A comprar un loro.
¿Es que se ha muerto tu mujer?

Pepe, ¡qué hijo más feo tienes!
Es igual, lo quiero para el campo.

¿Qué pone en ese letrero?
ACEROS DE LLODYO.
Oye, ¿nos hacemos?

Con el dinero que he ahorrado me compraré una moto.
Yo me compraré una vaca.
Estarás muy ridículo montando a la vaca cuando quieras hacerla correr.
Más ridículo estarás tú ordeñando a la moto.

Pepe, ¿tú eres rencoroso?
Yo, no, pero el que me la hace lo paga.

Antonio, no sabía que tenías trillizos.
Es uno solo, lo que pasa es que es muy nervioso.

Manolo, ¿dónde vas con ese saco al hombro?
Es estiércol.
¿Para qué?
Para las fresas.
¿No estarían mejor con nata?